• Muchas veces te esperé pendiente de la puerta & no llegaste jamás. Cuanto viento me tragué sentada en esta mesa, por no gritar, por morir; enferma de pena, de rabia. Si alguna vez te dije qe una más & yo me marcharía. No te mentía; no te mentía. Si alguna vez te amenacé & juré qe lo lamentarías, no te mentía, no te mentía.
  • Si alguna vez, dijiste qe una más & tú te marcharías, no te creía, no me mentías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario