Parada de frente a la vida, mi mente me traiciona. No he podido curar la herida. Mis celos maltitos celos; que me matan. Deseo quitarme la vida. Una mezcla de confusiones, se han perdido mis ilusiones. Dios espera no me siento tan inquieta, que no puedo quiero, arrancarme la vida por situaciones vividas. Una mesa, una herencia un disgusto un fracaso.
No se si acaso, exista alguien que me ame. Que me comprenda esta tristeza y que me hable. En el medio de esta confusión, voces que tratan de engañarme. Y arrodillada esperando que me hable el Señor. Que me diga que me detenga. Saber q me perdonó. La culpa la tengo yo. Siempre los brazos abiertos para ti.
-
9 días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario