Ya no duele, porque al fin ya te encontré. Hoy te miro y siento mil cosas a la vez. Mira si busqué, mira si busqué, tengo tanto que aprender, Todo lo que tengo es tu mirar. De mis recuerdos salen brisas a bordar, las locuras que tú me quieras regalar. Y mira si busqué, mira si busqué, tengo tanto para dar. Reconozco puertas que yo sé, se abren solamente alguna vez. Así de poco,
¿Desde cuando te estaré esperando?
Desde cuando estoy buscando, tu mirada en el firmamento, estás temblando. Te he buscado en un millón de auroras, y ninguna me enamora, como tú sabes. Y me he dado cuenta ahora. Puede parecer atrevimiento; pero es puro sentimiento. Dime por favor tu nombre; ¡No me vuelvas loca! Yo te llevo por las calles a correr, vamos lejos, más allá de lo que crees. Y si pregunto bien, si pregunto mal, tengo tanto que ofrecer. Abro puertas que alguien me cerró. Y no busco más sentido a mi dolor; ¡Mira no me vuelvas loca!

No hay comentarios:

Publicar un comentario