~    Tú. Llegaste a mi vida para enseñarme,
tú, supiste encenderme y luego apagarme,
tú, te hiciste indispensable para mi.
Y con los ojos cerrados te seguí,
si yo busqué dolor lo conseguí,
no eres la persona que pensé, que creí, que pedí.
Mientes! Me haces daño y luego te arrepientes;
ya no tiene caso que lo intentes...
No me quedan ganas de sentir
Llegas cuando estoy a punto de olvidarte
busca tu camino en otra parte
mientras busco el tiempo que perdí
y hoy estoy mejor sin ti.

Voy de nuevo recordando lo que soy,
sabiendo lo que das y lo que doy,
el nido que buscaste para ti
Y el tiempo hizo lo suyo y comprendí
las cosas no suceden porque si,
no eres la persona que pensé, que creí, que pedí.




#   Cuando estoy contigo crece mi esperanza,
vas alimentando el amor de mi alma;
y sin pensarlo el tiempo me robó el aliento.
¿Qué será de mí si no te tengo?
Si no estás conmigo se me escapa el aire, corazón vacío.
Estando en tus brazos sólo a tu lado siento que respiro.
No hay nada que cambiar, no hay nada que decir.
Si no estás conmigo quedo entre la nada, me muero de frío.
Ay! cuanto te amo, si no es a tu lado pierdo los sentidos...
Hay tanto q inventar, no hay nada que fingir...  Me enamoré de tí.
Eres lo que yo más quiero, lo que yo he soñado amar...
eres mi rayo de luz a cada mañana;
y sin pensarlo el tiempo me robó el aliento,
¿Qué será d mí si no te tengo?
~Ven y besame, como a nadie tu has besado. Yo te amare, como nunca te han amado.
#  Hoy no voy a cantarle al sol ni al mar,
ni a las estrella ni a casitas de muñecas,
hoy solo quiero contar como me siento,
estoy viviendo un dia en blanco y negro.
Asi que no me vengan hablar de amor,
porque yo soy un monumento al malhumor,
y mi sonrisa simpre fue una mala actris,
Como puede una ciudad estar tan gris?
No hay luz en casa pero con la vela alcanza
para alumbrarme la amargura, dos o tres puntos de sutura.
No hay luz en casa pero con la vela alcanza;
Y en un revez a mi destino, un dia de estos yo me animo.
Hoy no hay metaforas te voy a ser sincero,
las cosas no me estan saliendo como quiero,
es una tarde en la que siento que una fiesta
seria dormir treinta y cinco años la siesta.
De vez en cuando caigo en estos agujeros,
pide licencia el humor que siempre tengo,
soy mil de azucar para una sola de sal,
tengo derecho yo a sentirme un dia mal.
Me voy a ir vivir a la montaña,
donde todo es poco pero igual alcanza,
me voy a ir vivir a la montaña,
y que me despierte el sol a la mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario